LAS PERLAS DE LILAVATI EN ESPAÑOL

El matemático y astrónomo indio del siglo XII, Bhaskara II, está considerado como el mejor matemático indio de su época, llegando a ser Jefe del Observatorio Astronómico de Ujjain. Entre sus resultados aparecen demostraciones del Teorema de Pitágoras o resoluciones de ecuaciones de distinto grado. Llego a trabajar con la idea del infinito y de los infinitésimos 500 años antes de que fueran desarrollados por Newton y Leibniz. También trabajo profusamente la aritmética y su presentación más divulgativa.

En la historia de las matemáticas es conocido especialmente por su obra Lilavati y la leyenda alrededor de ese libro. Según esa leyenda, su hija Lilavati estaba deseosa de casarse, pues al nacer le habían diagnosticado que moriría soltera, y era tal su nerviosismo que el día de la boda estaba pendiente del reloj de agua o clepsidra, para que no se le pasara la hora. En un descuido una de sus perlas se desprendió y taponó la salida de agua por lo que se le pasó la hora de casamiento y no pudo celebrarse la boda. Entonces Bhaskara escribió el libro Lilavati, dedicado a su hija, presentando, de una forma poética, un manual de matemáticas hasta el grado medio. Si intención es que el nombre de su hija perdurara en la historia y así fue.

En muchos lugares podemos encontrar referencias a los enunciados del libro donde se plantean y resuelven multitud de problemas de una forma poética. Se pueden consultar algunos de esos problemas en el siguiente enlace.

Hoy hablamos de esa obra porque recientemente se ha publicado el libro completo de Lilavati en español. La editorial SM junto con la Real Sociedad Matemática Española ha publicado en su biblioteca de Estímulos Matemáticos la obra Lilavati, adaptada y ampliada por el poeta Jesús Malia, del que ya hemos hablado en otras ocasiones, y por nuestro amigo Ángel Requena, con quien espero compartir unos agradables días la próxima semana en Cartagena en la celebración de las Jornadas de Aprendizaje y Enseñanza de las Matemáticas.

No quiero terminar sin incluir uno de los problemas que en más lugares he encontrado, includo dibujado en el libro Historia de las matemáticas en comic, de mis admirados José Luis Carlavilla y Gabriel Fernández.
 
De un enjambre de abejas, un número igual a la raíz cuadrada de la mitad de su número total se fue a libar en flores de loto. Poco después, ocho novenos del enjambre total se fue al mismo lugar. Un zángano, engañado por la fragancia de la flor de loto, se introdujo en ella. Pero cuando estaba en su interior, cayó la noche, se cerró el loto y la abeja quedó atrapada dentro. A su zumbido, su consorte respondió ansiosamente desde el exterior.
¡Mi querida niña! ¿Cuántas abejas hay en el enjambre?

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada