¡A ESTO LLAMAN MATEMÁTICAS!

Presentamos aquí la prueba de acceso a mayores de 25 años que se propuso a los alumnos en la asignatura de Matemáticas I, en la convocatoria del año pasado.


Para la universidad, estas son las matemáticas que tiene que saber una persona mayor de 25 años para acceder a estudios superiores.

Mi reflexión va en dos direcciones, por un lado me pregunto sobre las matemáticas que hay en los ejercicios que se plantean. Todo es puro cálculo, algoritmos rutinarios y repetitivos. Nada más mirar la prueba le invade a uno una sensación de sopor, de cansancio, una invitación al bostezo.

¿Dónde está aquí la intuición, la resolución de problemas, la modelización, la aplicación de las matemáticas como explicación de la realidad? ¿Dónde se aprecian aquí la belleza, creatividad, las conexiones de las matemáticas?

Son ejercicios vetustos, de hace más de 30 años, más aún, de principios de siglo XX. Cualquiera de ellos, una persona con pocas destrezas de cálculo, pero con conocimientos básicos de herramientas informáticas de cálculo simbólico, lo resolvería en un santiamén. Como ejemplo, y utilizando Wiris, aquí está la solución a varios de los ejercicios. Incluido el absurdo límite del apartado b de la pregunta 4.


 Por otro lado, ¿qué objetivo tiene aquí incluir esta prueba de matemáticas? ¿qué se evalúa? ¿qué habilidades, capacidades, competencias se quieren conocer del futuro universitario mayor de 25 años? Pienso que el único fin de este tipo de examen es que las matemáticas sigan siendo lo que han sido desde mediados del siglo pasado, una barrera, un obstáculo, una herramienta de clasificación del alumnado.

Pienso que las autoridades políticas y académicas que permiten este tipo de pruebas y los profesionales que las elaboran viven en un mundo imaginario, alejado de la realidad que supone el conocimiento en la actualidad.

Así nos va.



9 comentarios:

Juan Martínez-Tébar Giménez dijo...

No puedo estar más de acuerdo.

Joaquín García Mollá dijo...

Jesús, estoy totalmente de acuerdo.
Salu2 Joaquín

Fernando Blasco dijo...

Esencialmente estoy de acuerdo con la entrada.

Sé que esto se refiere a "mayores de 25" y yo conozco más de cerca la "PAU desde Bachillerato".

Sería ideal cambiar el procedimiento de Acceso a la Universidad, pero ¿de verdad creemos que la mayoría de los alumnos usan esas herramientas? Hay incluso autoridades educativas (léase autoridades políticas) que detestan otros métodos de enseñanza que no sea la repetición o el cálculo. Y los libros de texto, que son bastante malos.

La prueba se tiene que ajustar a lo que marca el BOE. Aunque nos duela. En otro caso el mal sería mayor.

Luisa Cuadrado dijo...

Absolutamente de acuerdo

EQUIS dijo...

Me gustaría ver un modelo de examen de Matemáticas I como el que propones.
Está bien hacer una crítica de algo que no nos gusta, pero lo interesante es proponer un modelo para que el que lo lea pueda aprender.

José Luis Castillo Chaves dijo...

Me es difícil dejar palabras que manifiesten un acuerdo más completo. Gracias por denunciarlo! :)

Antonio González García dijo...

Plas, plas, plas. Me enorgullece tenerte como compañero y mucho más sentirte amigo.

Carlos Morales Socorro dijo...

Bravo, bravo y bravo.
:-)

Jesús dijo...

Hola Equis. En primer lugar, darte las gracias por tu comentario.
Por otro lado, ¿de verdad crees que con este tipo de pruebas se aprende matemáticas?
Creo que la persona que la resuelve sólo demuestra que tiene destreza para realizar cálculos repetitivos. Y, desde mi humilde opinión, eso no son matemáticas. Más aún, este tipo de propuestas, empobrece y afea el saber matemático.
El problema no es la prueba, en realidad es un síntoma. El verdadero problema está en quienes consideran que el conocimiento sólo es cuestión de memorizar contenidos y repetir de forma automática procesos y algoritmos.
Desde mi punto de vista, ahí está el fondo de la cuestión.

Publicar un comentario